La velocidad de carga web, un factor fundamental

Posted by | octubre 05, 2015 | Consejos, Herramientas | No Comments

velocidad carga web

A la hora de crear una página web, pero sobre todo un ecommerce, es muy importante tener en cuenta la velocidad de carga del mismo, es decir, el tiempo que pasa desde que el usuario teclea la dirección o clica en un enlace hasta que puede ver la página correctamente. Muchos piensan en el diseño, en lo que quieren ofrecer en la home, en el header o en el footer, piensan en su estrategia de marketing de contenidos, qué imágenes colocarán en cada apartado, pero descuidan la carga de la web. Esto es un grave error, puesto que una página que tarde demasiado puede dar al traste con todos los planes de crecimiento del negocio.

La importancia de la velocidad de carga

Que una web cargue rápido incide directamente en los clientes, puesto que si es rápida impactará de manera positiva en su percepción. En caso de que esta carga sea demasiado lenta, huirán de la misma para ir a la competencia, que seguramente les cargue más rápido.

Pero también incide en Google y en la estrategia SEO que se aplique a la web. Y es que la velocidad de carga es uno de los factores más importantes para que el buscador mejore la posición de una web en su página de resultados.

Si esto se aplica a las cifras, hay estudios que aseguran que medio segundo más que tarde en cargar una página afectará al tráfico de manera negativa: puede llegar a perderse un 20 % del mismo.
Esto es realmente importante sobre todo en las tiendas online. Si una tienda online no carga tan rápido como debería (o como el cliente considera que tendría que hacerlo), se corre el peligro de perder tráfico y, con ello, ventas. Si se trata de una página web de una empresa que no vende online, se corre el riesgo de que los posibles clientes se alejen de la misma y no la tengan en cuenta ni siquiera antes de saber a qué se dedica.
Webs donde se pueda calcular la velocidad de carga

Para saber la calidad de carga de una web o tienda online, se pueden utilizar diversas herramientas. Puede hacerse de manera online en sitios como Web Page Test (www.webpagetest.org), Google Pagespeed Insights (developers.google.com/speed/pagespeed/insights), Pingdom (tools.pingdom.com/fpt) o Website Speed Test (www.pagescoring.com/website-speed-test).

Qué factores determinan el tiempo de carga

Principalmente son 3 los factores que inciden en el tiempo de carga de una web:

  • El servidor. Si se elige un alojamiento solo por el precio, se corre el riesgo de que este sea de poca calidad y no ofrezca una velocidad adecuada para la página. Antes de elegirlo, debe conocerse el funcionamiento y la reputación de dicho servidor. Una buena opción es leer las opiniones de los usuarios antes de decidirse por uno u otro.
  • El diseño web. A la hora de elegir un profesional para el desarrollo de una web o un ecommerce es fundamental conocer trabajos anteriores de los candidatos. Y es que si la web está mal construida la velocidad de carga será más lenta. También hay que tener cuidado en este punto a la hora de crear páginas a través de CMS de código abierto como Joomla o WordPress: meten gran cantidad de código y una gran cantidad de módulos o plugins haría descender la velacidad de carga.
  • Las imágenes y archivos. Cuando se está creando una web, se deben ajustar las imágenes que se usen. No deben ser demasiado pequeñas, para que no queden borrosas, pero tampoco demasiado grandes, puesto que pesarán más (y la velocidad de carga se verá afectada). Tampoco tienen por qué tener más de 72 puntos por pulgada, puesto que visualmente no se percibirán diferencias respecto a otras de mayor tamaño.

¿Cómo hacer más rápida una web?

Si se siguen las recomendaciones apuntadas anteriormente, la web será más rápida. En resumen:

  • Optimizar las imágenes y utilizar archivos .jpg. También es recomendable retardar la carga de imágenes.
  • Optimizar la carga de scripts y utilizar servicios CDN.
  • Utilizar la carga asincrónica. Un desarrollador profesional sabrá cómo hacerlo.
    Utilizar CSS en línea (en el código de la página) en vez de hacer llamadas constantes a un archivo externo.
  • Introducir más texto que código.
  • Comprimir el código
  • Minimizar las redirecciones
  • Optimizar el archivo .htaccess, un archivo de texto pequeño pero que controla muchos aspectos de cómo se carga la web.
  • Especificar la caché del navegador.
  • Cargar solo lo necesario, dependiendo del tipo de pantalla desde donde se están cargando las webs.

También es recomendable el comprobar con asiduidad la velocidad de carga de la web, contando para ello con las herramientas adecuadas. De esta manera, se puede comprobar si algún cambio puede estar dando problemas en la velocidad de carga y corregirlo antes de que provoque pérdida de tráfico y de clientes.